iTzxz4f.png
« Protégeme Enslar, pues yo protegeré a los inocentes. »
54nNcL0.png
250JkHA.jpg
Angela Ziegler (Angela_Ziegler)
- La bendición de Elion -


gcwa6CT.png

Edad: 22
Nacimiento: mes de Abril, año 266 del calendario elioniano.
Raza: humana

Altura: 1'70
Constitución: normal/delgada.

Cicatrices/marcas de guerra: ninguna.
Imperfecciones en la piel: ninguna.
Tatuajes: ninguno.

A simple vista, Angela puede parecer una chica escuálida y frágil, pero la realidad es que posee una gran resistencia y una fuerza poco común en una persona de sus características. Es capaz de blandir una lanza casi tan grande como ella y un gran escudo tal y como si fueran simples plumas, asestar diestros y poderosos golpes a sus enemigos y parar casi cualquier golpe con su escudo.
Su suave y pálida piel, hace que sus grandes ojos azules coronados por unas cejas oscuras resalten en su rostro, junto a su nariz y sus labios rosados. Su pelo largo y rubio blanquecino cubre su rostro, que, junto a su cuerpo delgado y sin imperfecciones hacen que su apariencia se asemeje a la de un ángel. Pese a que carece de imperfecciones físicas, Angela necesita gafas para poder distinguir lo que ve en la lejanía.


msiXz9w.png

Personalidad:
leal, temperamental, educada, curiosa, amable, honesta, tímida, responsable, centrada, seria.

Horóscopo: Llave.
Creencias: atea.

Angela aún es joven, pero debido a sus aventuras, ha visto muchas cosas horribles; heridas, catástrofes... Y ha conocido a todo tipo de personas. Ha aprendido mucho en sus aventuras y puede mantener su mente fría, aunque en ciertas situaciones, los sentimientos pueden apoderarse de ella. Su prioridad es ayudar a los demás, sobre todo a aquellas personas que más lo necesitan o que están indefensas.
Es tímida y reservada, por lo general no comienza conversaciones a no ser que tenga un tema del que hablar. Pese a su carácter aparentemente seco, cuando Angela empieza a sentirse cómoda con los que la rodean, pasa ser bastante alegre. Rara vez habla de sus pensamientos, preocupaciones o sentimientos.

Siempre mantiene la mente fría, pero Angela puede sucumbir fácilmente ante sus sentimientos, especialmente cuando se trata de otra persona con la que comparte una fuerte relación sentimental, siendo incapaz de ponerse limites a si misma, llegando incluso al punto de morir por esa persona o incluso a estallar en ira, desatando así ese poder que juró no mostrar.

Pese a ser una Valquiria, ser capaz de dominar la magia sagrada de Elion y a su maestría en la batalla, Angela siempre prefiere no hacer uso de la fuerza, mediando siempre con diálogo. Su prioridad es mantener la paz, la justicia y la serenidad.
Aunque muchas de sus habilidades provengan de las enseñanzas de Elion, se considera atea. Conoce la existencia de todas las creencias de este mundo, pero Angela prefiere no entrar en temas religiosos.


zMT0mcx.png

Aficiones: cazar, explorar, voluntariado, cocinar, recolección...
Residencia: Heidel.

Color favorito: amarillo.
Animal favorito: zorro.

Ocupación: enfermera, boticaria.

Afiliación: Hospital de Heidel.
Rango: directora.


Cuando solo era una niña, su familia llegó a este continente y se establecieron en Olvia, donde creció Angela. Venían de un continente muy lejano, más allá del gran océano.
Ya que su cabello casi es blanco, otros niños e incluso personas adultas la evitaban porque creían que se trataba de alguna enfermedad o maldición. Debido a esto, nunca tuvo amigos y acabó ocultando su cabello bajo una capucha. A pesar de esto, nunca negó su ayuda a los demás.

aJullfO.jpg


Cuando solo tenía 12 años, comenzó a practicar con la espada y el escudo. Empezó su entrenamiento para convertirse en una Valquiria. Cuando cumplió 16 años, compró una pequeña casa en la zona alta de Calpheon con la ayuda de un mentor para poder comenzar sus estudios en el Colegio Sagrado y aprender sobre las habilidades de las Valquirias de Elion.
También aprendió habilidades capaces de curar casi cualquier herida, así podría curar a otros e incluso a sí misma. Por ésto último no tiene ninguna cicatriz en su cuerpo.
En sus días libres, Angela contemplaba los jardines del Colegio, por lo que poco a poco comenzó a interesarse por aquellas plantas y flores, sobre todo en las plantas curativas. Éste interés se transformó en necesidad y Angela terminó aprendiendo cómo recolectar y preparar esas plantas, convirtiéndose en unas de las Valquirias que ayudaban en la enfermería del Colegio.
Angela demostró la determinación necesaria para recibir la bendición de Elion y que Enslar la tomase bajo su tutela. Enslar, la primera Valquiria, puso en conocimiento de Angela las poderosas habilidades que Elion les concedió, depositando en ella una gran responsabilidad, ya que ese poder sagrado era tan devastador que solo se debía usar para el bien. Cuando Angela usaba ese poder, una luz amarillenta la envolvía, vistiendo su cuerpo con una armadura etérea, de un material parecido a las plumas, pero más resistente que el propio acero. Su lanza y escudos se veían imbuidos en una poderosa energía, haciendo que su lanza fuese extremadamente destructiva y su escudo prácticamente impenetrable.


jS1sS6T.jpg


Después de finalizar su aprendizaje con Enslar, se le permitió dejar el Colegio cuando cumplió 20 años. Angela se alistó en la Guardia de Calpheon, donde empezó como recluta y acabó siendo médico de campo. En su estancia, tuvo que lidiar con las peores situaciones que uno puede imaginar; asesinos, ladrones, bandidos, violadores...
Afortunadamente, nunca fue una víctima. Un año después, cuando los nobles tomaron el poder de la ciudad olvidándose de los derechos de los ciudadanos, Angela dejó la guardia para defender a los más necesitados.

Angela se dedicó a ayudar a los ciudadanos de Calpheon y sus alrededores, privados de sus derechos y maltratados por la Guardia de Calpheon. Trató de evitar que la situación empeorara, pero un grupo de extremistas comenzó a causar revueltas en los barrios pobres, provocando aún más a la Guardia de Calpheon y provocando los disturbios que en la actualidad perduran.
Una noche, durante una manifestación, ocurrió lo peor; un horfanato ardió en llamas mientras los niños aún estaban dentro.
Angela intentó salvarlos, pero fue imposible. Sus habilidades podían sanar heridas, pero no resucitar personas.
Poco después del incidente del horfanato, descubrió lo que era capaz de hacer la Guardia de Calpheon; querían asesinar a una niña. Por suerte, Angela pudo interponerse entre la pobre niña y los guardias, pero cuando se dio la vuelta, la chica ya no estaba. Los guardias decían que la chica quería matarlos, pero eso también quería hacerlo el resto del barrio.
Debido a estos sucesos, Angela decidió abandonar Calpheon y recorrer el mundo, en busca de un lugar donde poder vivir.

En su camino, volvió a Olvia. Quería visitar la casa donde vivía de pequeña y volver a ver a sus padres. Cuando tocó a la puerta de casa, nadie respondió. Gracias a un vecino, Angela descubrió que sus padres se habían ido... Sin decirle nada.
El vecino le entregó una carta de sus padres, donde decían que debían irse, sin dar explicaciones del porqué. Decían que la querían, pero ni siquiera se molestaron en hacerle llegar esa carta.

XjS2X2L.jpg


Cuando se estableció en Heidel fundó una pequeña guardia con sede en Costa Farm, para ayudar a los más necesitados de la zona, con la ayuda de unos cuantos voluntarios. Más tarde, la guardia creció hasta ser reconocida de forma oficial por la corte de Serendia y en ella recayó protección de toda Serendia. Después de que Angela y sus guardias atrapasen a un alquimista que experimentaba con nagas, éste consiguió librarse de su condena gracias a sus contactos en la corte de Calpheon. Ésto provocó una serie de acontecimientos que acabó en la disolución de su guardia por mandato de la corte de Calpheon. Pese a que la guardia, Angela y la corte de Heidel se opusieron, la palabra de la corte de Calpheon fue respaldada por un pelotón de su ejército, que hizo una visita al cuartel general de la Guardia de Serendia, donde confiscaron todo el armamento, armaduras, provisiones y riquezas que poseía la Guardia. La corte de Heidel y los propietarios de la granja donde estaba su cuartel, permitieron que Angela conservase la propiedad de los edificios.

GTkR0nO.jpg


Actualmente, después de la disolución de la Guardia y gracias a que aún conserva la propiedad de sus edificios en la Granja Costa, Angela mantiene abierta una taberna y ha fundado un pequeño hospital, donde ayuda a aquellos que más lo necesitan.


miLp7m7.png


Próximamente...